Mystery Shopper

¿Qué es un mystery shopper?

Un mystery shopper es un cliente que acude a un lugar de incógnito, es decir, actuando como un cliente común, y que analiza ese lugar de acuerdo a unos parámetros determinados por la empresa que contrata el sevicio. Por ejemplo, puede analizar la actitud del personal empleado hacia la clientela, la rapidez de servicio o la disponibilidad del producto.

¿Para qué sirve un mystery shopper?

La función principal de un mystery shopper o cliente misterioso sería realizar un estudio independiente sobre el grado de cumplimiento de las normas corporativas en cualquier negocio. ¿Qué conseguimos con este estudio?

Evaluar la calidad del servicio de manera independiente.

Mejorar pautas para lograr una excelencia en el trato del personal.

Analizar a la competencia.

Controlar la presentación y disponibilidad del stock.

Sin embargo, las labores que realiza el cliente misterioso no quedan registradas de manera pericial, teniendo una validez nula en casos de conflictos de naturaleza jurídica.

¿Por qué elegir a un Detective Privado para realizar esa función?

Es por esto que un Detective Privado aporta un valor añadido, ya que no limita su labor a la mera observación y anotación, sino que realiza un informe objetivo y exhaustivo, cuya naturaleza pericial permitirá al empleador utilizarlo en caso de tener que emprender medidas legales.

Así, el detective privado tratará de aportar información adicional y complementaria mediante la obtención de pruebas a través de diferentes medios de grabación como las cámaras ocultas, y posteriormente redactará un informe pericial que, si es necesario, será ratificado ante un tribunal.

Y es que un detective privado deberá estar legalmente habilitado y disponer de la licencia que otorga la Dirección General de Policía, algo que los mystery shopper tradicionales no disponen. Así, contratando para estos servicios a un Detective Privado asegura una cobertura más completa en todos los sentidos.